Después de haber sido abandonado por sus padres John fue adoptado por su tía Mimi, quien al verlo practicar la guitarra con tanto ahínco temía que terminase haciendo música en un parque. Empeñada en desanimarlo para que renunciara a sus propósitos artísticos, le recomendó considerar la guitarra sólo como un pasatiempo, pero John no prestó oídos a los consejos de la tía. Años más tarde, siendo una de las personas más famosas del mundo, Lennon regaló a su tía una placa de plata con la frase grabada: “Johnny: la guitarra es un buen hobby, pero nunca te va a dar para comer”.Tour de ForceLa decisión de convertirse en un icono de la música, empezó cuando John vio el estreno de Love me tender, la primera película de Elvis Presley. “¡A esto me quiero dedicar!” pensó John al oír los gritos y aplausos de los asistentes. Y a eso se dedicó. Inmediatamente, formó un grupo llamado The Quarrymen, que más tarde adoptó el nombre The Beatles.Trabajando sin descanso, treparon la escalera de la popularidad en Liverpool y pronto se posicionaron como la sensación local. Estaban listos para grabar un álbum. Buscando su oportunidad, consiguieron audicionar ante Dick Rowe, de Decca Records, quien los rechazó tajántemente. “Lo que ustedes tocan ya no vende. Deberían dedicarse a otra cosa”, les dijo. Pero eso no los desilusionó y así llegaron a EMI, donde George Martin les dio un contrato y los produjo. Ese fue el principio de la euforia en Reino Unido. El Tour de Force más deslumbrante que ha visto la historia musical fue nombrado Beatlemanía. Las canciones de John, George, Paul y Ringo sonaban en cada rincón del mundo civilizado. El sonido, la imagen y la personalidad del cuarteto eran el tema de moda y permearon el mundo.”Era como estar en el ojo del huracán”, recordó Lennon años después. “Mirando la agitación desde el escenario, me preguntaba: ¿cómo llegué hasta aquí?” Fábrica de números unoDurante los centelleantes primeros años de su trayectoria, los Beatles lo eran todo para John. Junto con Paul McCartney formó la mancuerna de composición que ha sido certificada por el libro Guinness como la más exitosa. Como por arte de magia, las canciones firmadas conjuntamente “Lennon-McCartney” alcanzaban de inmediato niveles inconcebibles de popularidad. Es por esto que los medios de comunicación y el público los comenzó a llamar Fab Four. A partir de 1962, y durante los siguientes ocho años, los también llamados “genios de Liverpool” invadieron por completo el mainstream. Según Billboard, el grupo creado por John Lennon ha sido el único en ocupar simultáneamente las cinco primeras posiciones en las listas de popularidad; en colocar tres álbumes en el número uno en un mismo año, durante tres años consecutivos y seis sencillos en el número uno en 11 meses.Son los artistas con más hits en la historia de EUA, Alemania, Holanda, Suiza, Canadá, Australia y Noruega, entre otros. Con seis discos de diamante, son los máximos ganadores de este reconocimiento en la historia de la música. Como ningún otro artista, colocaron 22 sencillos y 19 álbumes en la posición número uno. Un horizonte cada vez mayorAunque los Beatles se sabían dueños de “la gallina de los huevos de oro” y se encontraban en el aparador más visible, John comenzó a sentir que su capacidad creativa daba para más. Para ese momento, Lennon leía noticias acerca de un cantante y compositor estadounidense cuya popularidad estaba generando una legión de admiradores que lo seguían como si fuese un chamán. Lennon quiso entender el origen del éxito de este personje.El segundo miércoles de enero de 1964, estando en París, llegó al estudio con un álbum del enigmático artista bajo el brazo. Las canciones que súbitamente expandieron el umbral de creatividad de los Beatles destruían a su vez las viejas fórmulas del pop. Las letras de Bob Dylan expresaban tópicos de interés común mediante narrativa y recursos poético-literarios, como el simbolismo y la metáfora. Aquello fue todo lo que necesitó para desencadenarse y elevar sus composiciones al nivel de arte. A partir de entonces, utilizaría la música como vehículo para transmitir sus pensamientos y filosofía. La música jamás volvió a ser igual.”Nowhere Man” fue el primer tema de Lennon que no redundaba en la trivialidad. Y así continuó escribiendo una cadena de obras maestras como “I am the walrus”, “In my life”, “Strawberry fields forever”, “All you need is love”, “Being for the benefit of Mr. Kite!”, “A Day In the Life” y “Across the Universe”.El fin del sueño Lennon descubrió que los fans podían convertirse en seres peligrosos tras su desafortunada declaración de que los Beatles eran más populares que Jesucristo. Así, temiendo por su seguridad y fatigados, el 29 de agosto de 1966, al finalizar el concierto del Candlestick Park de San Francisco, los Beatles anuncian su retiro definitivo de los escenarios.A partir de entonces, decidieron concentrarse en el estudio, donde mediante complejas producciones lograron elevar su calidad musical a niveles asombrosos. Nació así el álbum Abbey Road, uno de los más grandiosos del grupo. En él, John Lennon mostró entrega total; tocó ocho instrumentos y aportó seis canciones, que van desde “Because”,  inspirada en la sonata Claro de Luna de Beethoven hasta “Come together” y la genial “I Want you (She’s so heavy)”. Tras varios años de matrimonio, John se separó de Cynthia Powel y se casó con Yoko-Ono el 20 de marzo de 1969 en Gibraltar, y su luna de miel fue una semana de “estancia-en-cama” en el hotel Hilton de Ámsterdam.Ávido de emanciparse de las exigencias de los Beatles y deseoso de convertirse en amo y señor de sus propias producciones, el dueño de la mente más revolucionada del cuarteto anunció su retiro en otoño de 1969.Abbey Road, que de inmediato alcanzó el número 91 mundial, reportó las ventas más altas del catálogo de los Beatles hasta ese momento. Y si transportamos el fenómeno a la actualidad, a tres décadas de la separación del grupo, el álbum The Beatles One debutó en primer lugar en 35 países, ha vendido 35 millones de copias y se sostiene sin rival como el disco con mayores ventas en lo que va del siglo XXI.Imagine. Imaginez. Imagina. Immaginare.Una vez desligado del universo Beatles, el mundo conoció a un nuevo Lennon, cargado de propósitos ideológicos, protagonista de sonados escándalos y viviendo una vida surrealista, como él la describió.Durante la realización de su primera producción discográfica pos-Beatles, John Lennon/Plastic Ono Band (1970), el artista se mostró vulnerable e inseguro. No era para menos. Sin las credenciales del grupo más famoso del mundo, la plataforma y el cobijo que le representaban, se sentía como tortuga sin caparazón en el centro de la selva. John y Yoko se mudaron permanentemente a Nueva York el 31 agosto de 1971. Al mes siguiente fue lanzado el álbum Imagine. La canción homónima, que consiste en un poema que invita a la reflexión sobre los caminos hacia la paz, se convirtió en el himno antibélico por excelencia y en el tema emblemático de Lennon. Por su parte, el presidente Richard Nixon estaba convencido de que con su inmenso liderazgo, su discurso y sus canciones en contra de la guerra de Vietnam, Lennon representaba una amenaza para su reelección. Ordenó al FBI abrir una investigación con la intención de deportarlo, acusándolo de enemigo del gobierno de Estados Unidos. Nunca lo logró. El canto del cisneEn 1975, al nacer su bebé, John decidió alejarse del ojo público, y durante los siguientes cinco años se dedicó a la vida familiar. Cocinó, pintó, escribió y leyó. Pero, especialmente, cuidó, enseñó y vio crecer a su hijo Sean.En 1980 regresaron a él las ganas de grabar música, e inspirado comenzó a componer canciones para un nuevo disco. Con el lanzamiento del Double Fantasy, su nombre volvió a aparecer en los tabloides y su voz en la radio. Las canciones eran acerca de un nuevo comienzo, del cariño familiar y del amor. Al filo de la media noche del lunes 8 de diciembre de 1980, la policía no tardó en llegar al edificio Dakota, ubicado en 1 West 72nd Street, en Manhattan. Al encontrar a la víctima sobre un charco de sangre provocado por cinco disparos en el cuerpo, con la intención de identificar su estado vital, uno de los oficiales le preguntó: “¡Señor! ¿Puede decirme quién es usted? ¿CUÁL-ES-SU-NOMBRE?”. El hombre agonizante respondió entre febriles jadeos: “Soy John Lennon, de los Beatles… The dream is over”